Views
1 year ago

#1271 01/02/2021

  • Text
  • Soluciones
  • Clientes
  • Mercado
  • Canales
  • Negocio
  • Empresas
  • Datos
  • Servicios
  • Industria
  • Crecimiento

PRIMERA PERSONA Nuevas

PRIMERA PERSONA Nuevas tecnologías se abren paso En el caso de los controles biométricos y sensores/tecnologías asociados, se aceleró la compra y/o sustitución de equipos que requerían contacto físico, por equipos de reconocimiento facial o iris principalmente, dejando de operar en su mayoría los equipos de huella digital. En algunos casos se integraron sensores de temperatura a los biométricos y en otros casos operaban en paralelo. Esto sobre todo en industrias de personal numeroso como maquiladoras, industria, agricultura, alimentos, energía, plantas especializadas, retail, tiendas de conveniencia, telecomunicaciones, call centers especializados, etc. No fue hasta avanzado el 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud, algunos fabricantes y jugadores de la industria, empezaron a difundir información de mecanismos que permitían continuar utilizando dispositivos que requirieran contacto siempre y cuando se siguieran las reglas necesarias de higiene y proceso para no poner en riesgo al personal y al mismo tiempo recuperar poco a poco la posibilidad de generar información para toma de decisiones asociadas al personal y/o clientes de las organizaciones. Hoy es claro que aún después de haber experimentado un ligero acercamiento a la normalidad que todos extrañamos, estamos lejos de lograr la recuperación deseada y que tendremos que operar conscientes de estos retos; y que para quienes puedan interpretarlos de la manera adecuada, claramente se convertirá en una gran oportunidad para ellos. Humberto López director general de Ingressio ¿Hacia dónde va la tecnología biométrica? Los canales de distribución que desde antes de la pandemia entendieron que el negocio de la identificación no estaba asociado únicamente a una tecnología o fabricante, sino a soluciones abiertas, multi plataforma, multi fabricante y multibiométricas, disponibles desde cualquier parte del mundo y, sobre todo, orientadas a resolver problemas específicos de industrias concretas, lograrán sin problema no solo avanzar sino tener crecimiento y aprovechar la oportunidad. Es claro que también hay una responsabilidad de evangelización crítica hacia las industrias y usuarios finales, que son constantemente víctimas o cómplices de tomar decisiones solo por precio bajo y promesas/expectativas falsas que generan inversiones perdidas y daño a la industria de identificación. No por adquirir un precio bajo necesariamente, sino por no entender el valor que están adquiriendo por dicha inversión, que además no corresponde en la gran mayoría de los casos a los retos que enfrentarán en el corto y mediano plazo al menos las organizaciones. En el caso de fabricantes, indudablemente existen algunos en situación más complicada que otros, pues para algunos de ellos, la diversificación que han logrado en tecnologías de reconocimiento biométrico y el crecimiento de componentes de software, les han permitido día a día depender menos de dispositivos / tecnologías y más del valor agregado que se integran a los lectores biométricos o motores de identidad. En otros, el tiempo dirá si los períodos de reajuste para el reacomodo de uso de tecnologías, sus inventarios y líneas de producción que en algunos casos en un muy alto porcentaje estaban orientados a tecnologías de huella digital de bajo costo y de contacto, lograrán seguir siendo atractivos para el mercado o incluso en algunos casos, hacer cambios de fondo para adaptarse al a nueva realidad. Otros fabricantes de nicho de tecnologías biométricas de mayor valor agregado y sin contacto como iris, huella digital sin contacto, o voz, están teniendo su oportunidad para probarse en esta nueva realidad en un mercado más amplio, mientras poco a poco se recupera la confianza del mercado y se recupera el uso de dispositivos de contacto. En el caso de fabricantes de software o distribuidores que utilizan tecnología biométrica como mecanismo de autenticación en la parte transaccional o de negocio, ciertamente ha sido un período de prueba. Toda crisis genera un proceso de depuración de productos y servicios cuando se extienden en el tiempo. Hemos visto una contracción en la oferta importante de organizaciones que no lograron adaptarse al cambio por depender de uno o dos fabricantes y tecnologías biométricas; o que trabajaban con márgenes muy bajos y poca especialización, poco conocimiento del negocio, del contexto y necesidades de sus clientes, así como de las industrias a las que podían aspirar porque otras estaban totalmente detenidas o incluso en proceso de suspensión o quiebra. El canal de distribución de TI en particular, están sirviendo en ocasiones como un importante amortiguador, apoyando a las organizaciones a mantener su operación apoyados por plataformas que permitan la actualización de biométricos sin afectar sus reglas de negocio, ni tener que cambiar de soluciones vía la correspondiente capacitación y procesos de aprendizaje. Los que estaban “casados” con una marca y tecnología, sin duda pasarán procesos más costosos y difíciles por no contar con tecnología flexible y abierta de identificación. El mercado por ahora no se ha visto afectado en su crecimiento promedio aún con los ajustes que se han requerido hacer. Incluso podría acelerar el crecimiento planeado, pero esto ha debido esperar dado que antes de los cambios en la tecnología, las organizaciones y gobiernos tuvieron que tomar decisiones importantes que las obligaron a la evaluación y puesta en marcha de nuevos procesos, aplicativos complementarios o incluso migración a nuevas plataformas que permitieran la operación bajo la nueva realidad. 08 01.02.2021 01.02.2021 09

Kiosko Infochannel

De última hora